Mongol Rally 2010

El mundo es un poquito demasiado seguro. Atrás quedaron los días en que las fronteras en los mapas invitaban a descubrir qué había más allá – las imágenes vía satélite y los GPS te lo dan hecho antes de que te levantes del sofá. ¿Qué pasa si quieres que las cosas no vayan tan bien? ¿Qué pasa si vas en busca de lo desconocido en un mudo lleno de medidas de seguridad? ¿Qué pasa si las palabras “viajes de aventura” conjuran imágenes de señoras de mediana edad en un tour guiado al campo base del Everest, con todo el peligro y aventura reales limpiamente eliminados. Lo que necesitas es el Mongol Rally.

Imagínate en medio del gigantesco desierto Kazajistaní, tu coche despedazándose lentamente en el camino de tierra que según tu mapa debería ser una autopista, totalmente perdido y a kilómetros de distancia de cualquier forma de civilización sin un equipo de soporte que te rescate. Solo tú, tu ingenio, tus pantalones cada vez más marrones, un coche que acorde con las leyes físicas nunca debería haber ido más allá de Móstoles y un hombre con pinta de mala leche y una pistola.

Si todo esto te está haciendo pensar “¡dios, qué idea más estúpida!” probablemente el Mongol Rally no sea santo de tu devoción. Si por el contrario piensas “¡alto ahí, esto es exactamente lo que necesito!”, has encontrado tu vocación, así que sigue leyendo para enterarte de lo que vas a hacer el próximo verano.

La beneficiencia

El Mongol Rally no va solo de aventura, se trata también de recaudar sacos enormes de dinero para grandes proyectos de caridad. En 2007, el Mongol Rally recaudó una suma total de 200.000 libras y esperamos batir el récord este año. Cada equipo que se embarca en el Mongol Rally, ha de recaudar mínimo 1000 libras para los proyectos benéficos del Rally.

La carretera por delante

Un tercio del camino alrededor del globo, desde Europa a Mongolia atravesando una plétora de países cuyos nombres son desconocidos para la mayoría de la gente, en un coche con un motor no mayor de 1000cc. Partiendo de Londres, Madrid y Milán, el rally termina en la capital de Mongolia Ulaan Baatar, unas cuatro semanas y un montón de aventuras después. Pueden ser entre unos 10 y 15.000 kilómetros dependiendo de la ruta que escojas para lanzarte con tu leal corcel de hojalata. No creemos en decirte qué hacer o dónde ir pues se supone que esto es una aventura y no un tour de conducción guiado, así que tienes el mundo a tus pies. Echa un vistazo a la página ruta para tener un aperitivo de las delicias que te esperan.

Para alcanzar la meta, ha habido equipos que han ido tan hacia el norte como el Círculo Polar Ártico y tan al sur como Afganistán, en lo que solo puede ser descrito como unas rutas un tanto indirectas. Lo que te va a ocurrir entre la salida, los desiertos, montañas, bandidos y la tierra salvaje es una incógnita para todos. En un año corriente, algo más de la mitad de los equipos consiguen llegar a la menta de una pieza.

Si quieres un equipo completo de soporte (o cualquier tipo de soporte) estás en el lugar equivocado. Si nada va mal, entonces todo ha ido mal. Solo empezarás a tener diversión cuando tienes una avería en medio del desierto con solo una ramita y algo de chicle para arreglar tu coche. Si tu vehículo te deja tirado y todo lo demás falla, por ejemplo, el cielo se ha caído en tu cabeza, quizás puedas llegar a Mongolia rogando a otros equipos que te lleven. Sin embargo, se supone que estás en una aventura no en la guardería así que, si el cielo se cae en tu cabeza, levántalo con un limpiaparabrisas y continúa. Si estás preocupado, quédate en casa.

No te garantizamos la llegada a la meta, o tu seguridad, pero claro, eso es lo que lo convierte en una aventura.

Las reglas

No hay muchas reglas, de hecho solo 3, así que ahí van…

1. La regla Vas por Tu Cuenta:

Eres totalmente responsable de ti mismo. Si algo va mal o te metes en líos, te las tienes que arreglar tú solo – no hay absolutamente ningún soporte o apoyo una vez te echas a la carretera. Cuando te registres, tendrás que firmar nuestro contrato para los equipos donde aceptas que estás en una aventura y que dependes totalmente de ti mismo – ¡de manera que no puedas demandarnos si algo va mal!

2. La regla del Dinero para Organizaciones Benéficas:

Tienes que recaudar un mínimo de 1000£ por equipo para las organizaciones benéficas oficiales del rally, por cualquier medio que te parezca bien. El Mongol Rally va a recaudar montones de dinero para fantásticos proyectos benéficos, lo que está muy bien. Lee la sección sobre las organizaciones benéficas para más información.

3. La regla de Los Vehículos:

Tienen que ser pequeños y deben tener menos de 10 años, a menos que sean vehículos de emergencias o cualquier tipo de scooter minúscula. Lee la página de “Los Vehículos” en la web oficial del Mongol Rally para más información sobre esto.

Al margen de estas reglas, eres libre de sobornar, hacer trampas, conspirar y en general burlar al mundo para llegar a la meta. De hecho, seguramente tendrás que hacerlo. Si llegas a la meta sin buenas historias que contar, entonces el Mongol Rally habrá fracasado en su misión. Cosa que no sucederá.